Tuesday, November 12, 2013

Dios vengativo Chef

http://www.youtube.com/v/MOWszq8oNos?autohide=1&version=3&showinfo=1&attribution_tag=Vz14XQOXud2ooRLGjJvW6A&autohide=1&autoplay=1&feature=share

Tuesday, June 10, 2008

Cielo


Todo lo que necesito saber es si alguna vez estarás aca conmigo alguna vez, solamente te veo desde aca,tan lejos y recuerdo que alguna vez estubimos juntos, fue hermoso, ahora,separados, pero me di cuenta que el Amor es más grande que la muerte. He estado pensando en renunciar a mis alas para volver a tí, pero la cosa no funciona así, vive, sé lo más feliz que puedas. Solo vuelve a tu hogar y siente lo que alguna vez fue, recuérdame, pero no vivas de eso, has tu vida sin mi,que ya no estoy junto a tí. Yo mas allá de lo invisible y pensado, me siento muy bien sin mi cuerpo. Espero evolucionar sin tiempo sin espacio, allá fuera puede ser más de lo que totalmente conciente soy ahora, antes esperé mucho, ahora es solo 1 parpadeo y listo. Instantes de aprendizaje, momentos de sentimientos y vida, han dejado en mi la huella que ahora soy, a pesar de todo lo que me ha pasado, que...quizás no es bueno, como así, nunca tan malo, me fue bien cuando está allá. Solamente me di cuenta de lo que me rodeaba y se abrio la mente sin darme cuenta se me creó la conciencia de lo que me rodeaba, pero instantaneamente no sé qué pasó que, hubo un corte entre donde estoy y donde estaba.Lo único que recuerdo es que estaba manejando, tu a mi lado, te deje en casa y me fui, por la carretera veo unas luces repentinas frente a mi y ahora estoy aca. No puedo recordar más, excepto el Amor que aún siento por tí. El nacer de nuevo no sé si se me consederá, pero estoy viajando sin movimiento, pensando y a pesar de que no veo a nadie, no me siento solo. Son muchas voces en este espacio tan grande y no sé a dónde ir a parar, tan lejos, tan cerca...

Monday, December 10, 2007

Dulces 16


Dulces dieciséis

Hay cosas que ya no recuerdo, a medida que pasa el tiempo Se hacen más borrosas mis imágenes de mi adolescencia, ahora solo anécdotas que contar para alguna reunión y recordar viejos Tiempos. Pero aún hay ciertas cosas que no empañan mi mente. Mi primer castigo por llegar tarde a casa después de pasarlo bien, mi primera vez, mi primera borrachera y unas †an†as travesuras y paseos de una típica tarde de verano.

Aquellas tardes en la que no había nado que hacer excepto salir a dar unas vueltas con los amigos, varias veces me pasaban a buscar para ir a los cerros a escalar o ir a las famosas Vertientes, era bueno ir allá, había muchos árboles, pasto y toda una amplia gamma de naturaleza por ver. En ese tiempo tenía dueño el lugar y nosotros nos hicimos amigos de él y su hijo, íbamos casi todos los días a sacar pequeños peces para el acuario que teníamos en casa cada uno. Mirábamos los caballos, terneros y muchos animales de corral que ellos tenían, a mi me encantaba subir a los árboles, eran muy grandes y fáciles de subir. Esa era mi entretención, mientras que los otros se bañaban en la pileta al desnudo, a mi me daba un poco de susto ya que el agua tenía una apariencia de estancada y poco renovada, solo era bonito ver los peces nadar, ya que más de alguno le dio alergia por esa agua tan indecente. Tiempos aquellos, Pancho subió a un árbol y por ser medio o un poco más que macizo, la rama no soportó su peso y se cayó junto con la rama, fue algo chistoso, nos reímos hasta más no poder, pero reaccionando después nos dimos Cuentas que había sido una caída bastante fuerte, a tal punto que lo tuvimos que llevar a casa entre dos. Sangre en las rodillas y golpes por casi todos lados. El pobre igual daba signos de hombría al no aparentar afectado, pero se notaba que estaba medio mal, notable el comportamiento. Al otro día fuimos a la playa, siempre los tres, como si se tratara de los tres mosqueteros. Fuimos caminando y para eso era un buen Trecho al llegar, además la playa no era tan apta para el baño que digamos, si varias veces mientras estábamos en el agua, nos golpeábamos con varias rocas bajo el agua. Lo único que nos quedaba era mariscar o pescar después, yo me entretenía matando cangrejos y mariscando, me gustaba sacar "piures" y combinarlos después con limón, para mi ese era un manjar que no se podía desperdiciar. Mi alma al igual que las de ellos era aventurera y descubridora, nos gustaba encontrar lugares nuevos para ir, escalar cerros Difíciles e ir a las famosas Ruinas de Huanchaca para excursionar y pasar un buen rato en las fardes, ahí varias veces estuve a punto de morir, los pasadizos son muy estrechos y había que ser preciso para caminar por tan angosto lugar. Además la altura que tenía era de más o menos unos 15 metros, imagínense eso, una caída Creo que fácilmente mataría a cualquiera o al menos lo dejaría mal, vivo pero mal. A mi me pasó eso, casi me voy para el otro lado, estuve caminando por esas pasadizos angostos y una ráfaga de viento me inestabilizó y perdí el equilibrio, moviendo las manos lado a lado para volver a donde estaba parado no podía, pero sentí unas manos que se pusieron en mi espalda y me ayudaron a volver a la pared, lo extraño es que detrás de mí nadie estaba ni podía estar, eran más de 15 metros en el aire, quién puso las manos para ayudarme... sencillamente no lo sé, pero me gusta creer que mi ángel de la guarda es mi queridísima abuela. Los demás estaban muy asustados por lo que me pasó, ellas estaban viendo del otro lado de la angosta pasarela. Para ser verano fue muy extraño que †an†o frío hiciera, así que nos fuimos cada uno a sus respectivas casas, pero solo momentáneamente, ya que por ser vacaciones hay que aprovechar los días. En la noche frente a mi casa había un salón de pool, a pesar de que todos estábamos entre los 16 años, el dueño nos dejaba entrar, tenía un hermano que era carabinero, así que nada nos pasaba. Jugábamos ahí y después comprábamos unos tragos para beber en los lugares más difíciles para que la "fuerza verde" no nos encontrara. Íbamos al barranco que estaba frente de la casa del Pelao, él también salía con nosotros, pero solo por las noches, era medio vampiro el cobro ese, durante las fardes solo dormía y se levantaba siempre cuando el sol se iba. Aparte que nunca estaba en la casa, siempre lo encontrábamos en el pool, jugando para variar. Vicioso, igual que yo, pero nunca †an†o. Es un buen juego, al fin y al cabo. Bueno, ahora los 4 en el barranco, con unos tragos en mano y los infaltables cigarros, comenzamos a conversar y a entablar un tema. Todo estaba bien hasta que Cristian propuso el tema deque será el día de mañana, Nadie contestó a la primera, pero yo recelosamente dije que me gustaría ser algo relacionado con la genética y todos comenzaron a preguntarme que era eso, tuve que gastar saliva con ellos, ya que Cada uno tenía distintas cosas que deseaban ser. Uno dijo que deseaba ser ingeniero, bueno... ahora lo es. Juan dijo cantante y es válido, en todo caso, porqué no? Pero el problema era su voz, así que todo se fue a falla y más tallas. Se habló de muchos temas, cada tiempo que pasaba, hasta que yo pregunté si estaban aburrido de esta vida, refiriéndome a llevar otra, nada más que eso, hasta que Cristian dijo que si, que estaba aburrido y que estaba pensando en matarse. Yo dije 'Qué onda?", si la conversación no iba para ese lado, en fin, todos pusimos atención para que él se expresara. Nos comentaba que su madre le hacía la vida insoportable en su casa y que su padre lo golpeaba, ahí me di cuenta del porqué de sus moretones algunas veces. Todo indicaba su triste mirada, aunque siempre daba un rostro feliz, pero se notaba que no lo estaba. Yo le dije que tratara de hacerles las cosas más simples a sus padres o que buscara algún familiar en donde pudiese estar y dijo que no se podía ya que toda su familia estaba en el sur. Pensando, me dieron unas ganas de invitarlo a mi casa a que viva con mi familia, pero sabía que no se podía, él hubiese sido el hermano que yo nunca tuve. Pero estos son solo pensamientos, retomando las cosas, recuerdo que esa noche fue muy larga, aparte de que a cada uno se nos pasó la hora charlando, así que de ahí nos fuimos cada uno a sus respectivas casas. El siguiente día era solo un día familiar, no nos vimos en todo el domingo, tampoco durante los días de la siguiente semana. De cualquier forma ya tenía ganas de salir, he estado mucho tiempo en casa y ya era jueves. Salí al frente de mi casa, al típico salón de pool, pero no había nadie de los cuales yo me juntaba, todos conocidos, pero ningún amigo, esperando mientras jugaba un rato para pasar el tiempo, llega uno de ellos y con ganas de salir, era Juan y me dice si vayamos a beber algún traguito, bueno, yo lo pensé y dije, ya va una Semana sin salir ni conversar un trago con mis amigos y así nos dirigimos a casa de Pancho, lo pasamos a buscar y el sugirió también ir a donde Cristian. Todos dijimos que bueno. Así que fuimos, pero nos encontramos con la sorpresa de que afuera de la casa estaba lleno de gente y nosotros nada entendíamos. Solo cuando vi a la madre de nuestro amigo llorando y los carabineros que estaban dentro de la casa, la ambulancia también estaba. Ahí nosotros nos asustamos y preguntamos que pasaba, pero la mama de Cristian estaba tan inmersa en sus lágrimas que no podía decírnoslo absolutamente nada. El papá estaba junto a un tipo de investigaciones y nos acercamos para preguntar por él, y tan impactado como yo, el caballero nos dijo que su hijo se ahorcó en el árbol que estaba en el jardín del patio de la casa, a mi me dio una cosa extraña en el corazón y me asuste, todo con la misma cara tratamos de verlo, pero no nos dejaron. Lo único que alcanzamos a ver fue el cuerpo que se lo empezaron a llevar en la ambulancia. Ese día salimos igual y nos

Juntamos afuera de mi casa a conversar un trago, pero este trago sí que fue diferente, todos pensamos que Cristian iba ser incapaz de hacer algo así, pero ninguno se atrevió a hablar nada, todo quedamos atónitos por la noticia. Tratamos de cuestionar el porqué tomó esa determinación si era tan joven y ahí fue cuando yo mencioné el tema que hace un 'tiempo en una salida dijo. Quedamos en Ia conclusión que ya no aguantaba más su vida, y yo me arrepiento †an†o el no haberlo hospedado en mi casa, tal vez, en el intento no hubiese pasado nada. Pero mis padres son muy estrictos. Bueno, con una mano en el corazón y así todos nosotros hicimos un salud mirando hacia el cielo y Pancho dijo que este día nunca será olvidado por nosotros, y tenía razón. Hasta ahora, ya casi 30 años que tengo, aún recuerdo esas viejas amistades que tanto uno añora. Fueron buenos momentos, fueron unos dulces 16. Durante toda mi vida yo he apreciado la amistad y el cariño que uno le puede tener a alguien, a tal punto que uno asume que es un hermano más. Y ahora Cristian debe estar en el cielo convertido en un ángel. Algún día (pienso yo); llegare a ser uno. Pero por el momento, pensará en vivir esta vida lo que más pueda y amar a todos mis seres queridos, en especial a mi hijo que †an†o amo y a mi mujer. Que ahora son mi familia más arcana.

Bueno, esta es una de las †an†as anécdotas que recuerdo de mi niñez, aunque no todas son dramáticas, sino, hay... de todas formas, alguna muy alegre, solo quise escribir en estas líneas esta experiencia, para que quede constancia del dolor que... quizás no demuestro mucho, pero que fue intenso en su momento, ahora. Esta herida, se está cerrando a medida que ha pasado el tiempo. Hoy puedo conversar de esto sin ninguna dificultad, antes no pasaba lo mismo, me llenaba de un nudo en la garganta y me encerraba en la pieza. Hoy en día deseo que todo el mundo conozca la amistad, tan pura como es. Dejo que mi hijo salga con sus amigos y le doy Confianza para que me diga todo, si el no me dice algo, es porque él lo quiso así. A lo futuros padres les digo que más que padres, sean amigos de sus hijos. Es lo único que puedo decir por esta experiencia que tuve años atrás.


Thursday, May 04, 2006

Creamos


Creamos

Creamos todo, aunque sea con esfuerzo, pero creamos e inventamos, estamos cerca de lo que queremos, pero qué buscamos. Poco nos falta para llegar al punto que siempre hemos pensado tener, pero nunca estar. Cada día se acerca más la respuesta y más de lejos veo. Ese aquel camino con un horizonte lejano que siempre te imaginas cuando estás solo debe tener algún punto a llegar, algún lugar para sentir y tener, pero no recuerdo cómo era, solo viajo y en los alrededores solo veo el gran horizonte lejano. Cortes a decir, simplista en otra vida, debajo de la tierra puede que también lo haya, al menos una vida que haya experimentado lo mismo. O algo que haga sentir vivo en algún momento, no siendo autómatas de la vida misma ni la razón de ser impuesta por quienes pasaron en tus recuerdos y ahora solo son sentimientos y no aprendizaje. Quiero sentirme vivo, pero creo que para eso, no hay que estar vivo o ¿Es eso en lo que ahora nosotros estamos? Más profundo en donde has podido llegar en aquellos viajes del pensar, hallando una respuesta a esos mares llenos de desconocidas cavernas. Viviendo con miedo algo cercano o algo que aún no ves. Rompe las barreras del escape más allá del universo conocido.

Tuesday, September 27, 2005

Mis Deseos



Deseos

Para no dejarte ir, debí clavarte a la cama, como una mariposa y yo el alfiler, nuestras almas siempre estarán juntas, siempre seguirán pegadas, como los siameses en el momento de nacer. Las cosas son así, te quiero tanto que me perteneces, pero a la vez, si debes alejarte, tan solo hazlo, pero no olvidaré que me perteneces.
Ni el cielo, vivo testigo de todo lo que hemos pasado, estarán de acuerdo que tú me dejes, aunque no creo que lo hagas, porque nadie te querrá como yo te quise. Estuve tan dentro de ti que sé hasta tus más íntimos deseos. Como así tu los míos, nos conocemos demasiado como para no estar juntos, aparte de amor, están las vivencias, los juegos, las caricias, las miradas tan profundas que llegan hasta el alma y tocan las fibras más íntimas del conocimiento del otro.
Te entiendo tanto que me gustaría pasar el resto de mi vida contigo, viéndonos, acariciándonos, sentir tu cuerpo cerca de mi, piel con piel, mejilla con mejilla y tú sabes qué más. Llegar del trabajo, verte y saber que estás ahí para mí, hacerte sentir que te pertenezco y a la vez, tú me perteneces. Eres parte de mi y viceversa, quiero sentir tus piernas rodeando mis caderas y abrigándote encima de ti, te doy besos en todo tu cuerpo, tu cuello, tu rostro de ángel y estar así hasta el amanecer sin fin.
Un minuto se multiplica por mucho cuando tú no estás, necesito de ti como necesito de tus brazos rodeando mi cuello, necesito sentir tu cuerpo cuando te levanto y nos dirigimos a la cama. Nos posamos, miramos y deseas que esté entre tus piernas una y otra vez, para más nunca terminar el momento. Mis deseos cada vez son más referentes a ti, cada vez más intensos, fuertes y llenos de pasión.
Yo solo quiero estar contigo y nadie más, tengo ojos solo para ti y complacer tus deseos, queriendo ser tu amante permanente para absorber tu calor, tu pasión y energía para hacerla parte de mi…por siempre ¡


Pensar y Reflexionar


Pensar y reflexionar


Pensando y reflexionando, mientras que espero el agua a hervir y ponerla en el termo, me preparo para salir por un momento, el momento del atardecer que espero tener, después de un largo pensamiento. Además durante este día no he podido tener absolutamente ninguna posibilidad de estar solo. Me he dado cuenta que es necesario a veces, como otras, una razón y remanso a tener. En la mochila llevo el clásico café y dejo que el volante me lleve hacia donde deseo, sin pensar, sin tener nada en mi mente, solo la necesidad de estar solo y apartado de la sociedad, solo una tarde, es todo lo que necesito. Ya llevo todo lo necesario en el auto y comenzando a manejar, paso por la costa de la ciudad, llena de gente y llena de esos días familiares en los que los niños corren y juegan, hasta que cada vez más me alejo y menos gente se ve. Serán como más o menos media hora que llevo manejando y siento que estoy por llegar, veo la hermosa playa esperada para relajarme, pasos que doy, pasos que me abrazan con esa brisa a mar de invierno cada vez más intensa y dulce, la presencia de todos estos signos que llenan mi alma, adornan el paisaje tan mágico que contemplo. Tan desolada playa, tan fascinante como las ganas de convertirse en viento y poder volar y estar en tantos lugares a la vez. Hasta el frío es agradable, y mi café abriga mi cuerpo en la orilla, admirando el débil Sol que poco a poco decae. Una vez en el tiempo, es como si éste se detuviera, amante de los instantes prefectos, eso es lo que siento, lo que tengo ganas de decir, la luz y otras cosas que inspiran el alma y marcan las líneas de vida de tu rostro. La arena en mi cuerpo, tan suave, tan dócil que me hace seguir y llevar el ánimo hasta la casa. Qué es lo que veo, qué es lo que busco, en realidad no lo sé. Solo necesito estar solo por hoy y nada más. Vuelo, me abrigo, medito y disfruto cada momento, estoy vivo!... mi sangre es roja, mi corazón late y mi cuerpo tiene calor. Camino hacia mi destino, hacia lo que no sé me depare en el futuro y en el más allá, mi reflexión por más de dos horas solo, logró que me sintiese mejor conmigo mismo, los nervios cesaron, las preguntas se acabaron, solo por hoy nada existe para mi, las preocupaciones se van y mañana será un nuevo día. Con buen ánimo regreso a casa, el cuerpo me lo pide y clama por el calor del hogar. Una buena tarde ha sido, una buena mañana será…

Saturday, September 03, 2005

El Hospital


El Hospital

En aquel lugar era como misterioso, no había brisa, pero aún se sentía frío. Los grandes pabellones abandonados, ahora son un reflejo fantasmal del recuerdo. Un lugar tan grande en donde estuvo tanta gente, hace difícil que las paredes no puedan hablar. Ya van como más de 30 años que nadie entra aquí y el olor a hospital permanece en el tiempo. Tyna y yo aprovechamos de descansar mientras que el resto recelosamente hurgaba el lugar tan distante. Siendo 6 de la tarde en horario de invierno, comenzaba a oscurecer, por miedo a no sé qué, decidimos dormir todos en una sola sala del pabellón. Más bien sonaba a cobardía o al hecho de ser precavido. El Memo, la Chi-k y el Rolo aprovecharon de ir al baño que harto sucio estaba, pero no quisimos ir al otro que estaba en el segundo piso, s eve más oscuro y las escaleras no muy seguras. Menos mal que con Velas y linterna aprovechamos de iluminar todo y arreglamos los sacos de dormir, las grabadoras, comida y todo lo necesario para estar bien.
Al rato los 5 sentados en círculos en el suelo conversábamos de variadas cosas y se generó un buen ambiente de charla amena. Tomando un rico café con un clásico cigarro, cuando sorpresivamente se cae un vejo libro de una repisa que estaba en la esquina de la sala. Automáticamente se creó un receptivo ambiente de silencio, en donde cada ruido, por más diminuto parezca, nos perseguíamos. Sugestión o algo más, ninguno quiso darle mayor importancia (creo yo), así que nos acostamos todos con solo una vela encendida, para por lo menos ver algo, si es que sucede.
Como a la media hora después, todos tratando de conciliar el sueño y a la vez nadie hablaba escuchamos unas extrañas voces en las afueras de la sala, queríamos ver, pero nadie se atrevió. Aquellos extraños susurros provenían de varios lados, sobretodo del sótano y del último piso, pero aún así, era difícil de percibir de donde provenía exactamente. Era claro, con 10 pisos, cada piso con 3 pabellones y muchas salas, para como, nada más clásico; la morgue estaba en el sótano. Con toda esta información se nos quitó definitivamente el sueño y empezamos a explorar el lugar. Nos distribuimos con un pequeño grupo de dos y el otrote tres obviamente. Tyna me siguió, caminamos hasta las escaleras del segundo piso y ese típico frío en la espalda se acrecentaba cada vez más. Ya con valor subimos y en l oscuridad: dueña de la noche, las linternas no eran nada en comparación a tan amplio lugar para iluminar el entorno. Hasta chocábamos con los muebles y cosas tiradas en el piso. Al cabo de un instante se comienza a ver claramente uno que otro destello en la oscuridad, pequeñas luces que al mirar se esfumaban, lo cual más recelo provocaba. A Tyna le salían lágrimas sin ella querer llorar y yo dándole una lev esperanza de protección, escuchaba los ruidos cada vez más cerca. Es natural la deducción, esto fue un hospital y como tal, mucha gente aquí falleció. De pronto a lo lejos, se veía la figura de un niño, creo que era de cómo 8 años o algo así, viendo más detalladamente, sus ojos como dos linternas que no iluminaban el lugar, pero si se veía. Aquella siniestra aparición nos hizo pensar en huir y aún así no lo hicimos. Tal vez por el hecho de que era solo un niño, pero quién sabe, el entorno intensificaba algo diabólico. Aún observando de lejos al infante, difusamente se ve que comienzan a salir moscas y arañas de su boca en gran cantidad, nosotros tratando de huir llegamos a la mitad de la escalera, donde nos caímos por estar demasiado oscuro. Desesperados logramos llegar a la pieza n donde nos alojamos, ahí vimos al Rolo cubierto con casi todos los sacos de dormir y tiritando. Como casi una obligación abrazamos al desprotegido y asustado amigo, que estaba perplejo e impactado de algo que seguramente le ocurrió, solo sintiendo el calor entre nosotros podía sentir el apoyo de que al menos él no estaba solo y que no lo abandonaríamos, que íbamos a estar ahí los 3.

A todo esto aún no sabíamos que pasaba con la Chi-k y el Memo, le preguntamos al Rolo, pero de tanto susto apenas podía hablar, poco a poco se le entendía que ellos habían ido al sótano del hospital. No sabíamos si ir a buscarlos o quedarnos esperando a que viniesen. Felizmente todo está grabado en las cámaras que trajimos, pero eso no era un consuelo para saber donde estaban los demás. Convencimos al Rolo que nos acompañara, pero esta vez era en el piso de abajo, más oscuro aún. Cada uno envuelto con un saco de dormir y a paso de hormiga, nos dimos cuenta que los sonidos eran diferentes de los del piso de arriba, éstos eran más de ámbito metálico, como si golpearan una especie de cadena u otro metal, cada vez era más fuerte el sonido a medida que nos acercábamos. El pabellón estaba más desordenado y chocábamos con algunas cosas que estaban ahí en el piso tiradas por doquier. La Chi-k se dio cuenta que si mirábamos bien las paredes, éstas generaban rostros que nos miraban y al rato se desvanecían, nos observaban con agonía y desesperación. También unos pequeños roces en el pelo, como si alguien los tocaba levemente, todo un cúmulo de actividades paranormales, creo que con todo esto ya la costumbre de presenciar esto era como algo normal, más susto del que teníamos no existía. La pregunta que aún me hago es porqué aún suceden estas cosas, cuál es el motivo. Todo debe tener una razón de ser.
Llegando ya al pabellón que tenía más de 10 puertas a su haber, se escuchaban de lejos los llamados de auxilio de la Chi-k, corrimos y al abrir la puerta estaba ella gritando y el Memo tirado en el suelo. Estaban rodeados de unos difusos seres de color oscuro, la noche impedía verlos bien, además los muebles se movían solos y éstos rodeaban al Memo, como si quisiesen llevarlo, nosotros impidiendo, logramos rescatarlo y haciendo que vuelva en razón, estaba inconciente y helado, le dificultaba respirar y nosotros nerviosos que no le sucediera algo más. Algo daba entender de que estos seres le habían absorbido energía o algo así, aunque la duda era del porqué aquí en este hospital, si fallecieron personas y lo que vimos eran otras cosas, qué eran. No puedo lograr entender la relación que hay. Corrimos hasta la pieza en donde dejamos nuestras cosas, sin darnos cuenta que ya estaba amaneciendo, nos arreglamos a la rápida y el Memo aún no reaccionaba, lo tuvimos que llevar cargando entre nosotros, las actividades paranormales seguían , pero con menor intensidad, se notaba que cada vez se aclarecía más, se iba opacando más los ruidos. Con toda la experiencia vivida ahí y grabada por nosotros, tenemos un gran descubrimiento plasmado en las cintas de que hay algo más, pero lo que es seguir, es que muy difícilmente iremos de nuevo a ese hospital. Pero aún así, seguiremos las investigaciones de lo inusual. Esto es solo el comienzo de algo más grande aún.